Serpientes

Serpientes

Se retuerce por dentro mi bestia primigenia. Esa, que va derecha a tu cuello.
Lamer tus chakras, para limpiar los míos.
Aliento cálido, sofocante, lascivo y femenino.
Manos fuertes, agotadoras, ansiosas y masculinas.
Como el yin y el yan, confundiéndonos en una espiral de frío y calor, de húmeda sequedad, de dulzor y amargor, junto con la delicadeza y la rudeza del placer.
Volver a la naturaleza más primitiva de la levedad del ser y convertirnos en serpientes enredadas.